Masaje Sueco

Es el tipo más común de terapia de masaje, e incluye los movimientos básicos necesarios para todos los masajes. Comienzan con golpecitos superficiales en el sentido de la circulación de la sangre para calentar los músculos, luego pasar a los tejidos más profundos, tiene como objetivo la relajación y la eliminación de toxinas.

El masajista suele empezar por la zona de la espalda, después trabaja la parte posterior de cada pierna, a continuación masajea la parte frontal de cada pierna, ambos brazos, y generalmente termina con el cuello y los hombros, aunque según las necesidades de cada persona o la técnica que suela emplear el masajista, esto puede variar.

Beneficios

Los principales beneficios que obtenemos al recibir un Masaje Sueco son:

  • Relajación profunda de cuerpo y mente.
    Alivio de dolores musculares, articulares y la ciática.
  • Mejora y aceleración de la circulación linfática y efecto drenante.
    Eliminación de toxinas.
  • Estimulación y mejora visible del aspecto de la piel.
  • Mejora del tejido muscular y articular.
  • Aceleración de la curación de lesiones y enfermedades.
  • Disminución el tejido adiposo y recuperación de tejidos.
  • Reducción notable de la sensación de cansancio, estrés, ansiedad e irritabilidad.
  • Efecto positivo sobre el paciente, que se siente relajado y aliviado.